Cinto, 3  •  02400 Hellín  •  Tlf: 967300318  •  info@cofradiadelrosario.org
Historia

El Lignum Crucis, la reliquia más preciada del Santuario del Rosario

Son relativamente pocas las poblaciones que tienen la suerte de poseer un Lignum Crucis, reliquia considerada como una de las más significativas para los católicos, ya que, como es conocido, se trata de un pequeño fragmento de la cruz donde murió Nuestro Señor Jesucristo.

El Lignum Crucis existente en Hellín fue aportado al Santuario de la Patrona de la ciudad por el sacerdote Ángel Escandell, que lo donó al mismo, coincidiendo con la efeméride de sus bodas de oro con el ministerio sacerdotal, el 8 de diciembre de 2004. Durante toda su vida, el padre Ángel mantuvo una estrecha relación con la Cofradía del Rosario y en este templo se exhiben una importante cantidad de objetos que fue ofreciendo a lo largo de su vida y han venido a incrementar el patrimonio del mismo. Sin duda el de mayor valor desde el apartado religioso es el que aquí se hace mención, que vino acompañado de su correspondiente “Auténtica”, como así se llama el documento expedido por la Santa Sede donde se refleja la veracidad de la procedencia de la citada reliquia.

Los actos consisten en una celebración religiosa presidida por la reliquia, tras lo que se lleva a cabo una procesión por el exterior del templo, o “Plano” del mismo, acompañada por los fieles, siendo portada bajo palio como corresponde a su elevado condicionante. Finalizada ésta, los asistentes se acercan a besar el relicario que la contiene.

La Cofradía del Rosario la guarda desde entonces como uno de sus más preciados tesoros, pero a la vez se planificó la mejor manera en que todos los ciudadanos que lo deseen puedan venerarla y sentirse próximos a Ella. Con dicho motivo se procedió a la instauración de una celebración propia en la que el Lignum Crucis tuviese todo el protagonismo que merece. Se pensó que la fecha más idónea sería en torno al día 14 de septiembre, jornada en la que la Iglesia celebra la Exaltación de la Santa Cruz. La idea era llevar a cabo una manifestación sencilla, pero a la vez emotiva, en la que todas las personas que lo deseen puedan sentirse cercanas a este preciado objeto y para facilitar más esta posibilidad se estableció el acto en la jornada dominical más próxima al día señalado, siendo dicha fecha la única del año en la que el Lignum Crucis se expone de una manera pública y se convierte en centro de atención del Santuario.

La mencionada celebración se instauraba y llevaba a cabo por primera vez el año 2006, naciendo de una manera humilde y sencilla, como se pretende que continúe siendo, ya que se trata de un acto piadoso en el que todo el protagonismo está reservado para honrar la figura de Jesús en una de las maneras que puede considerarse más entrañable y personal: acercándose a la Cruz donde recibió martirio para salvar a toda la humanidad, dando con ello la mayor prueba de amor a sus semejantes.

© 2012-2017 Cofradía Ntra. Sra. del Rosario de Hellín • Política de Privacidad
Diseño y Hosting